Los Tablets han sido anunciados como la síntesis final de la informática con las comunicaciones móviles. Con una gran cantidad de contenidos y aplicaciones específicas para tabletas, estos dispositivos superan a los portátiles y netbooks por su sencillez, agilidad y su diseño intuitivo.

Pero ¿Qué significa esto para el aprendizaje? Imagine que en lugar de tener que comprar decenas de libros de textos en la vida escolar y universitaria de los niños sólo hiciera falta un Tablety una suscripción del centro de enseñanza con una pequeña cuota para el alumno para que pudieran descargarse cuatro veces más barato los libros que necesita, no hay más que llegar a clase y conectarse.

Por otro lado, el profesor puede monitorizar lo que está haciendo cada alumno y el uso de una pizarra interactiva permitiría a los alumnos descargarse al final de la clase las anotaciones del maestro. Las distracciones serían menores ya que las clases no serían tan tediosas para ellos. Es una herramienta auditiva, visual y táctil que proporciona una experiencia multisensorial de aprendizaje que estimula diferentes partes del cerebro, contribuyendo a su total absorción y fascinando en los resultados: en los centros de educación en los que estos dispositivos se están utilizando han mejorado los resultados de los alumnos porque están motivados y las faltas de asistencia se han reducido.

Es cierto que el iPad ha dominado los titulares de la era del Tablet y es una opción popular pero no hay que perder de vista que el mercado de las tabletas diseñadas específicamente para los estudiantes nunca ha sido más competitivo. Cada vez más fabricantes y desarrolladores entienden la importancia que tiene para la educación el desarrollo de hardware y software adaptado para todos los niveles de la educación, desde pre-escolar -como la nueva Tablet de LeapFrog,LeadPad- hasta los recién rebautizados estudios de grado como el diseño.

Según un informe de Morgan Stanley, se espera la venta de más de 100 millones de tabletas en 2012. Esa tasa de crecimiento es mayor que la de cualquier otro dispositivo móvil en la historia, y no hay duda de que la afluencia masiva de Tablets en el mercado de consumo tiene potencial para cambiar la educación para siempre.