Hace algo más de una década, pocos se plantearían que Estados Unidos llegaría a perder competitividad en el plano científico y tecnológico, por el contrario muchos eran los que pensaban que el gigante americano aún tenía un largo camino que recorrer en ese ámbito. Sin embargo, Gary J.Beach un agudo analista y observador de la industria desde hace más de 30 años, editor emérito de la revista CIO, ha publicado un libro titulado: La brecha de competencias en tecnología de EE.UU.: Lo que todo ejecutivo de tecnología debe saber para salvar el futuro de América. Se decidió a escribir este libro inspirado por colegas y conocidos tras una conferencia sobre el desarrollo de la fuerza laboral, algo que puso en marcha un proyecto que comenzó en 2007 y que ha dado como resultado una llamada de atención a las competencias aparentemente atrasadas de la fuerza laboral estadounidense.

Su libro hace una revisión de 104 años de educación en matemáticas y ciencias en los Estados Unidos, detallando la creciente brecha ya nombrada, de forma cronológica hasta llegar a nuestros días, donde los titulares de prensa alarman a la población del país sobre el “lamentable” estado de las matemáticas y las ciencias entre sus alumnos. Aunque según ha podido observar a través de su investigación, esto no es nada nuevo. Ya en 1964 la Asociación Internacional para la Evaluación del Rendimiento Educativo puso a prueba las habilidades matemáticas de estudiantes de 13 países que cursaban octavo grado, y resultó ser una sorpresa el ver que EE.UU. quedaba en el penúltimo lugar. Lógicamente esto ya hizo saltar las alarmas por aquella época, en un país que posteriormente encontrándose con un Japón que a nivel internacional comenzaría a ejercer un papel retador para la industria americana. Un papel, que actualmente ha pasado a ser interpretado por otro gigante que seguramente muchos ya sabrán quién es: China. Exacto, el despertar de este coloso está manteniendo a día de hoy un ritmo endiablado de producción de ingenieros ya formados y listos para entrar a escena, esperando cosechar grandes logros. Japón por su parte, se ha ido desvaneciendo hasta ceder su puesto a su vecino, pero ¿Por qué?, ¿Cuál es la diferencia ahora?

Gary J. Beach señala que esto se debe al momento histórico en el que nos encontramos, y para sostener esta afirmación recurre al llamado “Fenómeno Yuasa”. Este concepto nace de la teoría expuesta por el físico e historiador japonés Mitsutomo Yuasa, en la década de los 60, que defendía la idea de que el dominio del liderazgo científico mundial ha ido relevándose de un país a otro en ciclos de entre 80 y 100 años, y según sus cálculos Estados Unidos se convirtió en líder de la ciencia a partir de 1920. Yuasa daba como clave que un país llega a ser el centro mundial de la ciencia, cuando sus logros en esta materia suponen el 25 % o más del total de logros científicos más significativos de un período de tiempo en particular a nivel global. Y también hablaba sobre un factor a tener en consideración, y es que el promedio de edad de los científicos más brillantes supere los 50 años, algo en lo que el líder comienza a declinar. Por tanto para evitar el estancamiento se necesitaría un sistema educativo de calidad que impulse a jóvenes estudiantes a desarrollar carreras científicas, para evitar así lo que se denominaría la brecha.

Llegados a este punto cabe destacar una nueva visión del señor Beach, quien añade que las naciones no sólo deberán impulsar su faceta más tecnológica o científica, ya que entonces sería un país de máquinas humanas, sino que esto debería completarse con lo que él denomina las “5 C”: Comunicación, creatividad, pensamiento crítico, colaboración y confianza. Esto crea una balanza a equilibrar por las naciones del futuro de este siglo XXI, para poder afrontar los nuevos retos venideros de una sociedad cada vez más compleja y exigente, que intentará alcanzar metas más altas para su autorrealización.

Por último cabría preguntarse, ¿Qué solución se podría aplicar? Pues bien, por lo pronto el señor Beach propone la creación de fondos fiduciarios de educación del Estado aplicando un impuesto anual para empresas (10 $ por trabajador) y padres (17 $ por hijo entre las edades de 6 a 17 años),  con el objeto de aumentar los presupuestos destinados a educación para aumentar tanto el número de profesores como sus sueldos, esperando que esto sirva de incentivo para atraer el talento en la docencia. No obstante existen sus detractores, los cuales alegan que si los sueldos de los profesionales de la educación se han estancado es porque no existe escasez.

Sea lo que fuere, este autor pretende dar una llamada de atención y una llamada a la acción para un país que lucha por perpetuar su situación en el tiempo, como motor principal del hemisferio occidental y parte del mundo. Un reto de futuro que apunta a la sofisticación y a las ideas como locomotoras del progreso.

Antonio Caro
Maestro
Consultor TIC
Visita: Linked in Antonio Caro
Voicemail: 902112505 – Extensión 12
Correo Electrónicoacaro(arroba)902112505.com
Equipo de www.yoapruebo.com

Autor: D. Méndez

Fuentes:

–          http://bits.blogs.nytimes.com/2013/07/19/a-tech-veteran-takes-on-the-skills-gap/?ref=technology&_r=0

–          http://www.thomasnet.com/journals/career/it-leader-gary-beach-on-reversing-the-technology-skills-gap/

–          http://eu.wiley.com/WileyCDA/WileyTitle/productCd-1118477995,descCd-description.html

–          http://books.google.es/books?id=DasRAAAAQBAJ&pg=PT158&lpg=PT158&dq=the+us+technology+skill+gap+pdf+gary+beach&source=bl&ots=1wlfhZwqCi&sig=_W3VV9vJHK6F5JOZCSPTQ2lH0jI&hl=es&sa=X&ei=UbD3UbHVB9PG7AaLtYD4DQ&ved=0CGAQ6AEwBQ#v=onepage&q=the%20us%20technology%20skill%20gap%20pdf%20gary%20beach&f=false

–          http://www.zeropointrisk.com/blog/?p=836