Hoy en día el mundo es consciente de que vivimos en una época de grandes cambios y adelantos en todos los aspectos, estamos en una nueva era que viene impulsada por el avance acelerado de la tecnología, especialmente en el campo de la información y la comunicación, ha habido grandes cambios que permiten acceder fácilmente a volúmenes de información inimaginables en el pasado. La sociedad de la información (como se le ha denominado a esta era) motivada en gran parte por el desarrollo de la electrónica y la informática, ha generado grandes transformaciones y beneficios tanto en la banca como en el comercio, la industria, el entretenimiento, etc. EL replanteamiento de los procesos para obtener los beneficios de la tecnología, actúa como motor de cambio para muchos aspectos de la vida, del conocimiento, de nuestra percepción del mundo, de nuestra manera de evolucionar como sociedad, etc. Si nos centramos en el conocimiento podemos asegurar, basándonos en esta idea de cambio, que la forma en que se transmitían los conocimientos hace 20 años distan bastante de las posibilidades actuales fruto de la innovación. Por consiguiente, es imprescindible aprovechar este río de cambios para que los conocimientos de los que ya son depositarias las distintas sociedades, se articulen con las nuevas formas de elaboración, adquisición y difusión del saber. Llegados a este punto consideramos interesante hablar de la simulación como herramienta de desarrollo del conocimiento, una herramienta tecnológica con la capacidad de impulsar la efectividad del conocimiento llevándolo a la práctica a través de recreaciones del mundo real en un entorno simulado. Muchas son ya las empresas que se sirven de esta herramienta para mantener o desarrollar la competencia de sus empleados, así como en el campo de la enseñanza, debido a sus ventajas. Un famoso pedagogo estadounidense llamado Edgar Dale (1900-1985) célebre por sus contribuciones a la instrucción visual y auditiva, incluyendo una metodología para analizar el contenido de las películas, alcanzó gran fama por su famoso Cono de la Experiencia (“Cone of Experience”):
conoDale

     Este cono intenta reflejar la forma en que el ser humano logra interiorizar el aprendizaje, a través de diversos medios. Hay métodos que sólo logran en el individuo un aprendizaje que es asimilado para un corto período de tiempo y a medida que se desciende hacia la base del/la cono/pirámide, el conocimiento va quedando más asentado en la mente del receptor al aplicarse otros métodos que le exigen un comportamiento más activo. Si vemos la base podemos observar en los dos últimos grupos que se habla de “experiencia simulada” y “experiencia directa”, con esto Dale quería expresar el hecho de que un individuo recuerda mucho mejor aquellas cosas que él mismo realiza o experimenta. Al recordar algo que hemos experimentado hacemos abstracciones que se asocian con la experiencia directa, y aquí es necesario aclarar que la experiencia directa no sustituye a la teoría ni viceversa, pero toda teoría debería basarse en la práctica y como expresaba el famoso filósofo, pedagogo y psicólogo estadounidense John Dewey: “Vale más una onza de experiencia que una tonelada de teoría”. En muchas ocasiones los pedagogos hacen de esto una analogía con el proceso por el cual los niños son introducidos en una piscina para aprender a nadar. El niño antes de entrar en el agua recibe unas breves nociones sobre cómo debería actuar al entrar en ella, pero por mucho que se le explique al niño lo que supuestamente debe hacer para desenvolverse en ese nuevo medio si éste no experimenta con él, le seguirá siendo algo ajeno y difícilmente podrá siquiera imaginarse que se experimenta al estar dentro del agua, ya que no conoce ni sus limitaciones ni sus capacidades en ese nuevo entorno. En definitiva la teoría queda huérfana y el niño no alcanza el objetivo de saber nadar porque simplemente nunca ha nadado.

     Aunque ya se empleaban caballos de madera en la antigüedad como método de simulación para montar a caballo, la simulación tal y como se entiende hoy en día se refiere a la simulación computerizada la cual data de la segunda mitad del siglo pasado, y la primera simulación realizada fue a cargo de la American Management Association en 1957. Se estima que en 1964 existían más de 100 simuladores, en 1969 había 180 y diez años más tarde se triplicaría este número, luego en 1996 una encuesta dirigida por Anthony J. Faria, encontró que en los Estados Unidos había más de 11.386 alumnos que utilizaban simuladores en su educación universitaria y 7.808 empresas también se servían de esta herramienta para la capacitación de su personal. Fue en 1966 cuando el Dr. Anthony Raia llevó a cabo la primera investigación sobre la simulación y para ello contrastó el comportamiento de tres grupos de alumnos, donde en uno de ellos se aplicaba el método tradicional, mientras que en los otros dos se usaron casos combinados con simulador. Sus resultados acabarían concluyendo que los simuladores eran herramientas educacionales efectivas, y esta idea logró animar a otros científicos para seguir investigando. Pasado el tiempo las conclusiones que se obtenían de las investigaciones eran las siguientes:
– Permiten la aplicación de conocimiento a la solución de problemas.
– Mejoran la transferencia de conocimiento.
– Aumentan la comprensión de conceptos abstractos
– Aumentan la motivación de los alumnos.

     En un principio los simuladores solían ser empleados para el entrenamiento de pilotos en escuelas de vuelo, ya que resultaban más rentables que tener una flota de aeronaves para el entrenamiento, con el consiguiente mantenimiento, gasto de combustible, peligro de accidente, revisiones mecánicas, etc. Lo cierto es que el uso de simuladores era tan efectivo que las horas de trabajo con el simulador pasaron a adquirir la misma importancia que las horas de vuelo real, es decir, 1000 horas de vuelo en simulador equivalen a 1000 horas de vuelo real. Pero por aquellas fechas los simuladores tenían precios prohibitivos porque la tecnología aún no había alcanzado el desarrollo suficiente para acercar su precio a un público más amplio, es por ello que la simulación deberá esperar unos cuantos años hasta llegar al estado actual en el que las autoescuelas están invirtiendo en esta herramienta, para la formación y desarrollo de competencias al volante. Actualmente ya la mayoría de las empresas están incorporando simuladores de diferentes tipos, en sus programas de formación,de hecho su aplicación en la actualidad abarca un amplio espectro que va desde la minería o la agricultura a la defensa nacional y la formación de cirujanos, sin nombrar otros muchos campos en los que se aplica como herramienta para llevar a la práctica los conocimientos. Su gran éxito se debe a los grandes beneficios que ofrece:
– Reflejo de los conocimientos.
– La fácil reproducibilidad de las situaciones.
– El sentimiento de responsabilidad en la toma de decisiones.
– Fomentar la confianza.
– Preparación para situaciones de riesgo.
– Trabajo en equipo.
– Motivación del inviduo.
– Seguridad.
– Experiencia y plan de aprendizaje estandarizado.
– Tiene como objetivo la evaluación de las habilidades, capacidades y conocimientos.
– Rentabilidad económica.
– Reducción de riesgos y mantenimiento.

     En definitiva, sirve para enriquecer el proceso de aprendizaje, especialmente el de habilidades, y es aplicable tanto al aprendizaje como a la evaluación. Las reglas de la simulación son bastante transparentes, permitiendo hacer una relación entre las decisiones tomadas y los resultados que se obtienen. Por todo esto, no debería ser un elemento aislado en el proceso formativo sino que debería contemplarse como una vía más de aprendizaje, ya que acelera el proceso y contribuye a elevar su calidad.

Antonio Caro
Maestro
Consultor TIC
Visita: Linked in Antonio Caro
Voicemail: 902112505 – Extensión 12
Correo Electrónico: acaro(arroba)902112505.com
Equipo de www.yoapruebo.com

Autor: D. Méndez

Fuentes:

http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=180016106005

– http://www.fcecon.unr.edu.ar/investigacion/jornadas/archivos/navarroconocimiento.PDF

http://www.asahq.org/For-Members/Education-and-Events/Simulation-Education/Workgroup- Correspondence-and-Publications-to-ASA-Membership/Simulator-Based-Education-The-Future-of-CME.aspx

http://edf.stanford.edu/readings/updates-drivers-education-reflect-new-dangers-road

http://www.hypergridbusiness.com/2009/12/simulations-are-future-of-education/

http://www.ccl-cca.ca/pdfs/StateOfField/SFRSimulationinEducationJul06REV.pdf

http://www.ame.pitt.edu/documents/Simasaneducationaltool.pdf

http://www.flexsim.com/textbook/SimulationEducation_ReasonsForChange.pdf

http://www.uoc.edu/rusc/5/2/dt/esp/gonzalez.pdf

http://www.elmercurio.com.ec/218847-filosofia-y-educacion-i.html

http://www.buenastareas.com/materias/ensayo-sobre-el-cono-de-la-experiencia-edgar-dale/0

http://www.willatworklearning.com/2006/05/people_remember.html

http://www.labsag.co.uk/demo/Docs/Presentaciones-de-Labsag/JUSTIFICACION-LABSAG.pdf

http://publications.iowa.gov/4466/1/snowplow_simulator.pdf

http://www.stanford.edu/class/symbsys205/commentaryonsimulationineducation.htm