Durante los últimos años se han hecho muchos avances para mejorar la transmisión de conocimientos, y aumentar la efectividad del aprendizaje de los individuos, mismamente hoy en día el uso de proyecciones de Powerpoint se ha convertido en una herramienta convencional para profesores y alumnos. Ahora le toca a las autoescuelas insertar los avances de la tecnología a su modelo de aprendizaje para ir acorde con los tiempos que corren y subir un escalón que les lleve a mejorar este subsector de la industria de la educación, que de algún modo todo el mundo acude en algún momento a lo largo de su vida. En muchos países como por ejemplo los Países Bajos el cual es uno de los mayores usuarios del modelo que aplica los simuladores en las autoescuelas en donde ya cuentan con más de 150 simuladores a lo largo del territorio (Kuiper, 2010), y las conclusiones después de ya llevar un tiempo experimentando con ellos es que aumentan la calidad de las lecciones y la forma en que las lecciones se incluyen en el curso de conducción, por tanto esto contribuye a sacar conductores noveles más competentes con habilidades mejoradas como la percepción del riesgo por ejemplo. Quizás este sea un gran paso para disminuir todavía más si cabe los índices de siniestralidad en carretera, donde los conductores noveles por lo general han mostrado tasas altas debido a que cuanto más joven es el conductor, más riesgo existe de que provoque un accidente de tráfico, fundamentalmente debido a la falta de percepción del riesgo y su menor experiencia al volante, pudiendo resultar algunas de sus actuaciones muy peligrosas para el resto de usuarios de la vía.
Por definición, un simulador es una máquina que imita ciertas condiciones ambientales o escenarios para distintos propósitos, y digamos que ese es su gran valor para el entrenamiento de nuevos conductores. Sin embargo, el entrenamiento de la conducción tiene también el enfoque tradicional de conducción manual con un coche real, entonces ¿De qué manera hace que uno destaque sobre el otro? En primer lugar, se diferencian en la forma en que proporcionan la información, la opción clásica utiliza un enfoque de hombre a hombre y principalmente esta sería su gran ventaja, ya que permite una comunicación directa con el entrenador permitiendo la corrección inmediata de errores. Por otro lado, la simulación utiliza una máquina para obtener la información de manera continuada, aunque a veces, también será necesaria la ayuda del instructor, pero el hecho de emplear una máquina hace posible la formación de manera simultánea, además el gran espacio de ésta para el almacenamiento de escenarios de conducción le permite ofrecer una amplia gama de conocimientos de conducción de forma estructurada y guíada. La autonomía para la evaluación automática de las sesiones, monitorización completa de la actividad de los alumnos, y la grabación de las sesiones ofrecen la posibilidad de estudiar con detalle cada uno de los movimientos realizados durante la sesión, ya que existe la posibilidad de grabarlo todo para su posterior visionado. También tenemos el hecho de que en el modelo tradicional, necesita de coches seguros o al menos cierto ambiente de seguridad para alguien que está aprendiendo una tarea que en el fondo guarda grandes riesgos no sólo para el individuo en concreto sino para los demás que le rodean. La simulación por su lado no necesita de un vehículo real, no es un requisito, incluso si se trata de camiones, autobuses, trenes, etc. Esto evita cualquier tipo de accidente de tráfico, convirtiéndolo en un enfoque más moderno y seguro. También implica que el entrenamiento con la máquina se puede realizar en períodos más largos sin gasto de combustible, y su consecuencia para el alumno es que podrá sacar su licencia con antelación si se empeña en la práctica, algo que para muchos aprendices supondrá un ahorro económico para su bolsillo y supuestamente atraerá a las autoescuelas nuevos interesados que quizás no lo hicieron antes por este motivo. Y al hablar de ahorro de dinero, también supone un ahorro para las autoescuelas y es que no sólo se trata del combustible, también hablamos de los costes operacionales, es decir desgaste de neumáticos, frenos y embrague, coste de las primas de seguros y los tiempos de inactividad del vehículo por operaciones de mantenimiento.
Una de las prioridades de formación con simulador es la seguridad vial. Adquirir habilidades en el manejo de vehículos para ayudar a prevenir los accidentes de tránsito o al menos procurar minimizar sus efectos. Por lo tanto, no debemos olvidar que gran parte de la seguridad vial está en manos de los conductores, a quienes un entrenamiento eficaz les ayudará a tener una conducta más adecuada ante situaciones no deseadas. No todos los simuladores, pero si muchos cuentan con un puesto para el instructor que puede crear, editar, ejecutar y evaluar innumerables ejercicios. El instructor tiene ante él una de las herramientas más completas para la formación de conductores, y gracias a un interfaz sencillo puede instruir al alumno en situaciones adversas. Cada sesión se registra en el sistema y proporciona al instructor diversos informes que reflejan todos los errores que el simulador ha detectado automáticamente.
En definitiva el simulador sirve para iniciarse en el manejo del vehículo sin miedo a cometer errores, ni al tráfico, familiarizando al alumno con los mandos que posee cualquier coche. El simulador no pretende eliminar las prácticas con el coche real porque simplemente un simulador siempre será un simulador y replicar al 100 % la realidad aún queda lejos, pero es una gran herramienta para iniciar el proceso de forma que luego se aprovechen mejor las prácticas reales, además para muchas autoescuela disponer de simuladores para el permiso B produciría una mejora en su imagen y una diferenciación con lo que conseguirá atraer más alumnos, especialmente entre el público joven que son los que más buscan este tipo de herramientas.

Antonio Caro
Maestro
Consultor TIC
Visita: Linked in Antonio Caro
Voicemail: 902112505 – Extensión 12
Correo Electrónico: acaro(arroba)902112505.com
Equipo de www.yoapruebo.com
Autor: D. Méndez

Fuentes:

– Kuiper, B. (2010). Instructeur is voorlopig niet te vervangen; Rijsimulatie: de stand van zaken. In: Reflector, nr. 8 (oktober 2010), p. 8-9.

– http://www.swov.nl/rapport/Factsheets/UK/FS_Simulators_in_driver_training.pdf

-http://www.articuloz.com/leyes-articulos/las-causas-mas-comunes-de-los-accidentes-de-trafico-1874255.html

 http://www.fundacionmutua.es/cs/BlobServerblobheader=application%2Fpdf&blobwhere=1288108170246&blobcol=urldata&blobkey=id&blobtable=MungoBlobs

-http://www.doronprecision.com/driving-simulation-success-stories-cities-police-departments-fire-emergency-responders-testimonials.html

 http://www.dgt.es/was6/portal/contenidos/documentos/prensa_campanas/notas_prensa/NotasDePrensa0205.pdf

– http://www.youtube.com/watch?v=3CEmk3mQ5S0&feature=youtube_gdata_player

– http://www.creativeteachingsite.com/edusims.html

-http://www.articlesbase.com/advertising-articles/safe-driving-training-with-driving-simulator-1835281.html