Como para tantas cosas en esta vida, no existe una respuesta única ya que depende mucho de las utilidades que busquemos en él, la relación calidad- precio y un sin fin de variables más que hacen que elegir el mejor teléfono móvil para el aprendizaje m-learning sea todo un reto.

La primera opción siempre es el iPhone que es, ante todo, un teléfono increíblemente fácil de usar (muy intuitivo en su interfaz de usuario), así que para aquellos no se sientan muy cómodos con la tecnología, el iPhone es una buena, aunque cara, opción.

También están entrando con fuerza, y son muy indicadas, las tablets. Las que tienen mejores prestaciones son las de Apple y Samsung, aunque si no quieres gastarte tanto dinero, las hay de otras marcas desde 100 euros. Son dispositivos más grandes que un móvil o una PDA, pero si vas a estudiar intensivamente a través de dispositivos móviles quizá sea la opción más indicada, ahora bien, debes estar dispuesto a cargar con un dispositivo de al menos7 pulgadas(unos17,58 cm).

Si quieres ahorrar un poco en costes, puedes escoger un iPod Touch, que es mucho más barato y ofrece las mismas funcionalidades que el iPhone, menos la del teléfono, que por otra parte no es necesario para el m-learning.

También se puede decir lo mismo de las PDA, no tienen teléfono –o al menos no todas- pero no es necesario y reduce mucho los costes. También puedes utilizar un simple reproductor de MP3 o MP4, pero si estás decidido a hacerte con un teléfono móvil inteligente, es bueno saber qué características son más importantes y qué tipo de m-learning vas a consumir, por ejemplo, si deseas utilizar los datos de localización para seleccionar fotografías para las excursiones o similares, el GPS será necesario.

En función de estas características puedes hacer una selección de teléfonos y luego compararlas en uno de los innumerables comparadores que hay en la red como por ejemplo http://reviews.cnet.com/ o el divertido geek http://www.testfreaks.co.uk/mobile-phones/. También es bueno mirar las opiniones de los expertos y usuarios que son fácilmente localizables en la red.

Estas son algunas de las características en las que te tienes que fijar:

Calidad de la cámara

Expansión de memoria: si utilizas una gran cantidad de archivos de gran tamaño (películas, audio, podcasts …) es bueno que el dispositivo que elijas tenga una ranura de memoria (la mayoría de las veces es para tarjetas microSD).

Posibilidad de Wi-Fi

Bluetooth: esto es interesante para conectarse a otros dispositivos sin necesidad de utilizar un cable de conectividad USB.

Conectividad: si por ejemplo sólo tiene conectividad 2G, el teléfono te quedará inhabilitado para llamadas cada vez que se conecte a Internet.

Acceso al correo electrónico: siempre se puede acceder desde Internet, pero es mejor contar con móviles que tienen aplicaciones específicas para correo electrónico ya que hace mucho más rápida y directa la visualización de los correos, además de posibilitar las notificaciones automáticas cuando se recibe uno. Hoy en día es difícil encontrar un smarphone que no cuente con ello.

Plataformas Office: esto le permite ver los documentos normales de Office e incluso modificarlos, para Android se llama ThinkOffice.

Widgets de redes sociales: si no vienen por defecto, se pueden instalar en todos los smartphones. Tener Facebook, Twitter o Whatsapp en el móvil facilitará tus interacciones sociales.

GPS: es cada vez más importante ya que está de moda el aprendizaje geolocalizado en el que se ofrece información en función de la localización de cada momento.

Pantalla táctil o no: una vez más, esto es muy personal, en las pantallas táctiles es más lenta la escritura pero por el contrario ofrece una navegación más fluida por las interfaces y establece un contacto más inmediato con lo que se ve.

Lo reflectividad de la pantalla: si vas a usar tu teléfono de forma regular a la luz del sol, es importante que compruebes cómo es la legibilidad de la pantalla en exteriores, hay algunas en las que no se ve nada, ya haga sol o esté el cielo cubierto.

Duración de la batería: Esto es muy importante, sobre todo porque de inicio tienes que asumir que las baterías de los smarphones, por la cantidad de energía que consumen las aplicaciones, duran muchísimo menos que las de un teléfono convencional. Si eres un usuario intensivo, ten cuidado porque puede que si sales por la mañana y vuelves por la noche, se te acabe la batería mucho antes de llegar a casa.

Y ahora la pregunta del millón: ¿Qué sistema operativo elegir?

iOs –Apple- ,Windows Mobile, Android OS, Palm OS, RIM o Blackberry OS, Symbian OS… De todos ellos, el de BlackBerry es el más restrictivo, ya que necesita estar conectado a un servidor central de Blackberry. Los más populares son el de Apple, por supuesto, y el único competidor que puede mirarle a la cara: Android. La ventaja del primero es que suele tener aplicaciones de mayor calidad y con una mayor seguridad para los dispositivos (no olvidemos que también son víctimas de virus, gusanos, troyanos spyware y todos los demás males de los pc), aunque el mercado de las aplicaciones gratuitas es más reducido. La ventaja de Android es su interfaz mucho más flexible con las actualizaciones y su amplia oferta de aplicaciones gratuitas.

Estos son mis consejos, pero ya sabemos que sobre gustos colores.