GESTION DEL CAMBIO

Talento Humano y los sistemas de trabajo de alto desempeño

Recordando aquella célebre frase “nadie es indispensable”, he de suponer que fue instituida en la vieja concepción del Recurso Humano, visto como un engranaje sustituible de la maquinaria de producción, en contraposición a una concepción del individuo como indispensable, para lograr el éxito de una organización.
Cuando se utiliza el término Recurso Humano se está catalogando al individuo como un instrumento, sin tomar en consideración que es el capital principal, poseedor de habilidades y características que le dan vida, movimiento y acción a toda organización, es por ello que prefiero usar el término “Talento Humano”.
Cada factor productivo debe trabajar de manera eficaz en el logro de los objetivos organizacionales y es aquí, donde se llega a realizar el tratamiento del recurso humano como “talento humano”, es a este factor a quien debe considerarse de real importancia para aumentar sus capacidades y elevar sus aptitudes al punto tal, que sea capaz de valerse por sí mismo y entregar lo mejor de sí a su trabajo, sintiéndose conforme con lo que realiza.
Investigaciones realizadas demuestran que la productividad de las personas es mejor cuando se han implementado mecanismos para fomentar el trabajo en equipo”. El reto principal en la construcción de equipos de alto desempeño es encontrar la forma de lograr interdependencia, eficiencia, responsabilidad compartida, apoyo mutuo y confianza entre las tareas y los miembros del equipo.
Los llamados sistemas de Trabajo de Alto Desempeño no son más que una combinación de prácticas de recursos humanos, estructuras de trabajo y procesos que maximizan el conocimiento, las habilidades, el compromiso y la flexibilidad del trabajador.
En un equipo de Trabajo de Alto Desempeño , se requiere gente segura de sí misma, dispuesta a aceptar la responsabilidad por las tareas que realiza y por los resultados que produce, que sabe pedir ayuda sin complejos cuando la necesita y que, además, se involucra en tareas para fortalecer el equipo, aunque no sean de su responsabilidad.
Los beneficios del trabajo en equipo se consiguen, cuando los grupos logran dotarse de las habilidades para operar cooperativamente y dominar procesos internos de trabajo para canalizar productivamente el esfuerzo colectivo. Por lo tanto, un “Equipo de Alto Desempeño ”, es aquel que ha alcanzado los objetivos propuestos de una manera excelente en términos de eficacia y de eficiencia.
Algunas consideraciones a tomar en cuenta para lograr Equipos de Alto Desempeño son: –Diseñar un programa de mejora continua que incluya desarrollo y evaluación de desempeño. –Programar y planificar las actividades que se van a abordar. –Tener claridad de tareas, proyectos y responsabilidades. –Hacer seguimiento a los objetivos alcanzados por el equipo. –Analizar las variables y criterios utilizados para recompensar la eficacia de los resultados de un equipo. –Lograr que un equipo sea capaz de autodirigirse. –Dotar al equipo de la flexibilidad necesaria ante cambios y conflictos.

Escrito por Maria L. Caseiro
– Maestría Internacional en Alta Dirección Estratégica de Marketing – International University for Global Studies – Master University.
– Especialización Internacional en Gestión del Cambio – CIC Colombia
– Fundadora y escritora de la columna Gestión del Cambio para el periódico Entre todos Progresamos.
– Especialización en Detección de Necesidades de Adiestramiento – UCV, Venezuela.
– Con trayectoria por más de 25 años en la formación de recursos humanos para diversas industrias en las áreas de: Mercadeo y Ventas, Atención al cliente, Gerencia de Proyectos.
– Fundadora y escritora de la columna Gestión del Cambio para el periódico Entre todos Progresamos.
– Colaboradora de www.yoapruebo.com