John Seely Brown y Thomas Doug han escrito este inspirador y breve libro en el que hablan del aprendizaje Peer-to-Peer, una nueva cultura de aprendizaje en el que las personas aprenden a través de su interacción y participación con otros en relaciones fluidas que son el resultado de los intereses compartidos y la oportunidad.

Otros lo llaman aprendizaje colaborativo. Ya nadie es profesor o estudiante en el sentido tradicional sino que cualquier persona que tenga conocimiento o experiencia en relación con un tema determinado puede asumir el papel de mentor en cualquier momento. Una vez que una pasión o interés particular se desata, la interacción constante entre los miembros de un grupo, con sus habilidades y talentos diferentes, funciona como una especie de amplificador de los compañeros, que ofrecen numerosos puntos de vista, recursos y ayudas para fomentar el aprendizaje de un individuo.

Aprender de los demás no es nuevo ni revolucionario, pero la posibilidad que tenemos hoy de producir, consumir y distribuir conocimiento de manera ilimitada, sin filtrar, y de inmediato sí. Uno ya no necesita poseer una cadena de televisión, o un periódico, o una radio para difundir información, por ejemplo, sino que cualquiera puede distribuir lo que quiera por Internet, dándole el formato que quiera y con una audiencia que no siempre va reñida con la inversión, prueba de ello son los vídeos virales. Así mismo, con un ordenador con conexión a Internet cualquiera puede consumir una variedad casi inimaginable de información diversa y con multitud de puntos de vista.

Pero igualmente importante es la posibilidad de añadir sus propios conocimientos a la mezcla general. Esa contribución puede ser grande, como la creación de un nuevo sitio web o un blog, o puede ser pequeña en forma de comentarios en un blog o un mensaje en el foro.

Este aspecto fundamental de la educación en la nueva cultura de aprendizaje se presenta un modelo para el aprendizaje de la comprensión frente a cambios rápidos. Los profesores ya no tienen que luchar para proporcionar lo más avanzado hasta al día la información a los estudiantes,  ya que los propios estudiantes están tomando un papel activo en ayudar a crear y moldear la misma, particularmente en las áreas de información social.

Los estudiantes aprenden mejor cuando son capaces de seguir su pasión y operar dentro de las limitaciones de un entorno acotado pero sin límites establecidos.